Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Tomar una buena decision

Cuando las decisiones que tomas repercuten en otras personas, tienes que plantearte muchas cosas para que la decisión que tomas sea la correcta, la acertada para que no le traiga problemas a las demás personas.
Hace unos meses tuve que tomas la decisión de qué hacer con el coche. No sabía exactamente lo que le pasaba pero el coche no paraba de darme problemas y más problemas pero claro es que tenía ya dieciocho años ya no le podía pedir más.

Decidí en contra de lo que opinaban los demás deshacerme de él porque ya eran demasiados gastos, no podía hacerme cargo de mas facturas de talleres y desguaces porque me estaba arruinando poco a poco. El coche llevaba en casa mas años que mis hijos, era de mi padre y los chicos le tiene un cariño especial ya que el abuelo murió hace un par de años. La cuestión es que ellos se negaban a que me deshiciera de él pero yo si quería comprar otro.

Tomé la decisión por todos y haciendo clic aquí conseguí un sitio en el que dejar el coche para que le dieran el final más digno que un coche se merece. Un desguace debe de cumplir con unas normativas muy específicas en cuanto a la destrucción de un coche, es algo que tiene que ver con la contaminación y la extracción de los líquidos del motor.
El coche acabó en el desguace, en el que reciclaron todo lo que se pudo recuperar que fue poco, un coche tan antiguo poco provecho puede dar ya aunque sí que le cogieron algunas piezas y algunos accesorios. Fue destruido esa misma semana, eso es lo que pone en un certificado que me enviaron desde el taller en el que se especifica la marca y el modelo del coche, el nombre del dueño y la fecha en la que fue destruido. También que fue dado de baja en la dirección general de tráfico así que ya es como si nunca hubiera existido. Para mí es un descanso por que yo quería deshacerme de él aunque los demás dijeron que no, yo tome la decisión acertada, y aunque ahora no lo crean a sido la mejor elección, ya que mi bolsillo ya se resentía demasiado con las facturas de los talleres que eran un no parar, al igual que las de las compras de piezas.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *